Ballena.png

¿Qué hacemos en Caballito de mar?

Principalmente aquello que más les gusta a los niños: jugar, correr por la casa, buscar diversión en los rincones. Curiosear en la cocina, ayudar a preparar el desayuno, leer cuentos, hacer manualidades, abrazarnos, cantar, bailar, sentir, estar…

En los alrededores de casa tenemos muchos parques infantiles y zonas verdes. Saldremos a la calle siempre que se pueda, cabalgaremos hacia parques y jardines, buscaremos tesoros entre las flores, figuras en las nubes y caminaremos como astronautas en la luna. 

Me nutro de las pedagogías Waldorf, en la que fomento un ambiente creativo, libre  según su etapa evolutiva , con materiales y juegos adaptados a su etapa. Emmi Pikler o teoría del movimiento libre en la que el bebé se centra en su desarrollo psicomotriz y su autonomía. Poco a poco se ve capaz de lograr él solito movimientos para ir evolucionando en su autonomía, sin prisas, sin forzarles posturas...Ellos solos muestran curiosidad en su evolución día a día, sin frustraciones. Por supuesto yo estoy ahí para darles confianza, calidez y ánimo.

El motor de aprendizaje para los niños es el juego, con los materiales en madre de día Caballito de mar ellos manipulan, construyen, imaginan, centrándose en su desarrollo evolutivo.  Estos materiales no tienen pautas de juego, son multifuncionales e imaginativos.

El juego es terapéutico, es sanador, reconforta. ¡Prueba! Verás que bien te sientes 😊

Los niños construyen su conocimiento a través de observar su entorno, manipulando objetos cotidianos y de la naturaleza, se expresarán y serán protagonistas de su propio aprendizaje.

Las vivencias diarias son el recurso perfecto para que ellos vayan conociendo el tiempo. El ritmo de estas experiencias irá marcando la jornada.